Reforma García Barbón

Este piso lleva sin ser arreglado desde su construcción en los años 70 así que ya os podréis imaginar su estado de conservación.

El propietario lo va a destinar a su alquiler y quiere aprovechar todo lo que sea posible sin entrar en grandes gastos. Se harán nuevos el baño, la cocina y el aseo.

En la cocina se cambiará todo el alicatado, dejando algunas paredes enlucidas y pintadas posteriormente en verde oliva. El termo eléctrico se traslada a la terraza lavadero, consiguiendo así un espacio más estético. La distribución de los muebles se hará de nuevo, llevando la encimera hasta debajo de la ventana. En lugar de los clásicos muebles altos se ha decidio hacer un cojunto suspendido en la pared derecha que le da un aire más actual a la cocina.

Así quedó con la reforma

Así era antes